Pablo Picasso

1881, Málaga, España – 1973, Mougins, Francia

Protagonista y creador inimitable de las diversas corrientes que revolucionaron las artes plásticas del siglo XX, Picasso trabajó desde el cubismo hasta la escultura neofigurativa, del grabado o el aguafuerte a la cerámica artesanal, la escenografía para ballets o el dibujo. Es considerado como uno de los mayores pintores que participaron en los variados movimientos artísticos que se propagaron por el mundo y ejercieron una gran influencia en otros grandes artistas de su tiempo.
En su obra es evidente la revolución de las formas, pero más significativas que sus aportaciones morfológicas resultan sus relaciones con la sociedad y la época en que vivió. Es, por un lado, el máximo representante del cubismo y, por el otro, una de las cumbres del expresionismo, si bien nunca figuró entre sus grupos y actuaría de forma autónoma. Su evolución estilística y temática dibuja un apasionante itinerario, en el que asombran los múltiples registros con que puso de manifiesto las variadas posibilidades que el lenguaje pictórico tiene para retratar la sociedad o los problemas de una época.
El éxito de Picasso es un crisol de muchos factores: su genialidad, las escuelas donde estudió (Barcelona y París principalmente), su interés por lo social, su amistad con artistas y marchantes, su producción prolífica de cuadros, la mentalidad innovadora y su liderazgo. Su obra se encuentra en museos y colecciones de toda Europa y del mundo.